30 Mayo 2020


Radiólogos proponen anular pruebas pendientes con antigüedad de más 6 meses

Barcelona, 27 may (EFE).- Los radiólogos de Cataluña han propuesto que se anulen las exploraciones pendientes con más de 6 meses de antigüedad y que los médicos vuelvan a valorar esas peticiones para adecuar las listas de espera, que han aumentado por la crisis del coronavirus.

En una entrevista con Efe, la presidenta de Radiólogos de Cataluña, Teresa Maristany, ha explicado que se han multiplicado por 80 los informes elaborados por sus colegas durante las primeras semanas de lucha contra el coronavirus en los hospitales catalanes.

"El informe del radiólogo era básico y el trabajo de los técnicos, muchos de los cuales no han sido sometidos a un test, también", ha considerado.

Pasada la primera fase de la pandemia, estos especialistas plantean que la necesidad de convivir con la COVID-19 obligará a hacer replanteamientos en el ámbito sanitario, por lo que han elaborado un documento sobre su especialidad.

En este documento, titulado "Recomendaciones para el restablecimiento de la actividad en los Departamentos de Diagnóstico por la Imagen según la evolución de la pandemia del SARS-Cov-2", apuntan sus propuestas de actuación en la fase de desconfinamiento.

Este trabajo ha sido elaborado por la Junta de Radiólogos de Cataluña-Sociedad Catalana de Radiología y Diagnóstico por la Imagen, adscrita a la Academia de Ciencias Médicas de Cataluña y Baleares.

En el documento, los radiólogos plantean que se revisen las peticiones acumuladas en función de varias prioridades, como los casos que precisen valoración terapéutica o quirúrgica, estudios de enfermedades sin tratamiento inmediato ni cambios clínicos, seguimiento de patologías conocidas, como la hepatopatia crónica, y estudios de cribado.

"Como medida de análisis y revisión de la adecuación de la lista de espera se propone que las exploraciones pendientes de realizar con una antigüedad superior a 6-18 meses pasarían a ser consideradas como un proceso inactivo y quedarían anuladas. Estas exploraciones se enviarían a los médicos solicitantes para la revaloración", se indica en el documento.

Maristany ha augurado que esta medida "no será popular", pero lo que busca es racionalizar los servicios de radiología en la vuelta a la nueva normalidad.

Las nuevas pruebas que se programen se deberían ajustar en cada centro en función de las dimensiones de las salas de espera, para garantizar el distanciamiento necesario entre los pacientes, y las medidas de higiene y desinfección de los aparatos que proponga el comité de infecciones de cada hospital, según los radiólogos.

También se debería valorar la necesidad de ampliar las plantillas de los técnicos de radiología e incrementar también los turnos de trabajo en horarios de tarde, noche y fines de semana.

Teresa Maristany ha indicado que una gran parte del trabajo de los radiólogos se ha desarrollado estas semanas de pandemia a través del teletrabajo, para preservar también a estos profesionales de la COVID-19.

"No llegamos a 700 radiólogos en toda Cataluña", por lo que ha considerado muy importante la apuesta por el teletrabajo, que ha supuesto un incremento de los turnos de trabajo, ha añadido.

Según el documento, los pacientes a los que se debería atender sin demora son los urgentes, estudios radiológicos de la pandemia, pacientes ingresados por otras patologías, estudios oncológicos diagnósticos y también de control en un tratamiento activo, y pacientes pediátricos.

"De forma progresiva, se pueden programar pacientes con tratamiento quirúrgico planificado, enfermos crónicos que necesiten revaluación terapéutica y pacientes jóvenes sin factores de riesgo", se indica. EFE


Más Información